Enero 4 (Viña del Mar)

Como seguimos esperando el envió de los repuestos desde Colombia, entonces tomamos la decisión de subirnos a un súper bus y viajar a Viña del Mar, pues como vamos a seguir sin conocer el paraíso de los chilenos y la tierra donde se muestran el 50% de las fotografías de Fashion TV??? Creo que el otro 50 debe ser en Punta del Este… allí iremos…
En el metro se baja en la estación Universidad de Santiago y al subir por las escalas llegan al terminal terrestre, donde toman un bus de ida y regreso por el valor de 12 dolarestes, el bus sale cada treinta minutos y se demoran cerca de una hora y media para llegar hasta el destino final, durante el viaje el azafate te brinda bebidas no alcohólicas, almohada, audífonos para escuchar música, televisión, bueno en genera, todos los juguetes que uno ve que existen en Colombia pero que no funcionan… acá va uno como un rey.

Viña tiene su toque mágico, algo bohemio, alegre, contemporáneo y sutil, de una forma u otra uno se puede imaginar que puede estar paseando por las calles del Mónaco latino… bueno así se puede percibir…
Todo el recorrido a pata, como cosa rara. No es por no gastar plata, solo es por que caminar es saludable y se puede divisar mejores panoramas.
Mejores panoramas???? Heee las chilenas son muy lindas, tienen un no se que no se donde… no mentiras yo si se… esta en los ojos, son una combinación entre colombianos y japoneses, entre picaros y sexis, de todas formas son muy lindas.

Caminamos toda la playa, la plaza de armas y por ultimo llegamos a La Quinta de Vergara, donde nuestra fabulosa colombianita, Carolina Sabino, gano la gaviota, hufff un escenario congelador, se siente el eco del silencio y sus alrededores llenos de naturaleza, pueden amortiguar las notas altas del sonido.
Lo único que no concuerda con la estructura y la naturaleza, son la cantidad de parejas de chilenos bazuqueándose por doquier… haaa ya hasta nosotros que solo somos admiradores, estamos mamaos de tanto intercambio de fluido salival… pero ellos no se cansan, desde que se encuentran en cualquier parque hasta que se despiden están agarrados… guaccattela.

Nos despedimos de estas tierras y nos montamos en el bus, Julián a ver películas y Harvey a dormir… son dos noches sin practicarlo.

A la llegada de nuevo de Santiago nos informaron que el repuesto ya había arribado, que lo recogiéramos en el hotel Sheraton, entonces nos dimos a la tarea de subirnos al metro, luego a un bus y bolear algo de pata, para llegar y el conserje darnos la noticia que el Capitán Calvo se había registrado pero que no había dejado paquete alguno, además no estaba en su dormitorio… entonces adivinen que??? Pues pa la casa a dormir, para mañana venir de nuevo.

Volver a las cronicas