Diciembre 28 (Bahía Inglesa – La Serena)

Tramo largo, desde las 10 de la mañana hasta las 9 de la noche… la raya ya no existe, duele a cada kilómetro que avanzamos, pero somos guerreros y solo nos quejamos cuando estamos en el baño con agua caliente.
Encontramos un lugar donde se puede obtener una vista al horizonte del mar, es un mirador turístico, donde paramos a descansar y enseguida a hablar con un camionero de Argentina, el cual nos regalo algunos tips sobre las carreteras de dicho país y algo de su cultura.
Al seguir el rumbo por la autopista, a unas 6 horas luego de despegar, llegamos a un paraíso turístico de Chile, llamado La Serena, son playas muy suaves y con gran atracción del publico, mujeres lindas, cuerpos bien moldeados, sombrillas, helados… bueno un lugar en el que se puede descansar por un fin de semana, algo así como las playas de Santa Marta. De modo que pasamos por la autopista que rodea toda la Bahía y al final del camino, sin mucha diferencia, solo por un puente, llegamos a Coquimbo, para visitar la Cruz del Tercer Milenio, muchas vueltas para llegar hasta este objetivo, pero no es tampoco el ultimo atractivo del milenio.
Cambiamos unos cuantos dólares más y decidimos continuar el viaje…….por ser verano todo los hospedajes estan llenos…..y caros……mejor continuar… para estar más cerca de Santiago y poder llegar mañana temprano.
Desde acá inicia una autopista de dos carriles por ambos sentidos, también inicia el cobro de los peajes y a las motos no las exoneran de nada… hay que pagar 600 pesos chilenos por cada peaje… aunque la autopista lo amerita… nos es justo para los motonetos…
Al final de las 9 llegamos Las Termas de Sacos, donde hay una estación de gasolina y al lado hay un hostal donde decidimos quedarnos. Julián alcanzo agua caliente, a Harvey le toco aguantar el baño hasta la madrugada. … Un día más, un día menos… que más da!

Volver a las cronicas