Diciembre 12

5 am, un medio baño y salimos a las carreras para hacer la caminada desde Aguas Calientes hasta Machu Pichu. En la Plaza central venden los boletos de entrada a las Ruinas por unos 25 dólares. Durante el trayecto, solo pasan buses cargados de gente saludándonos yyy tal vez riéndose de nosotros, pero no saben de lo que se pierden, pues es llegar con tus propias fuerzas a la montaña vieja, a la montaña que subieron las piedras desde el río, es el mismo viaje que nosotros haremos, pero solo con las piedras que llevemos en los zapatos únicamente.
El recorrido lo hacemos en aproximadamente 1 hora y media, pero llegamos con la lengua afuera. Es un buen logro pues lo que te espera es la recompensa a tu esfuerzo por conocer un lugar sagrado yyy que a la vez es el más visitado de Sur América.
En la entrada podrás encontrar guías que te cobran 5 dólares con algún grupo, pero nosotros decidimos seguir solos, casi todo el mundo lo hace y uno se le pega a los viajeros que si los contratan, además los guías no te llevan por todos los lugares de la ciudadela.
Luego de pasar el tiket, haces un recorrido de 5 minutos y finalmente te encuentras Machu Pichu… Que decir si estas mudo… si lo que quieres es comparar el momento que estas viviendo con el momento que vivió Hiram Birgham a quien se le otorga el descubrimiento de Machu Pichu, también comienzas a comparar cada una de las fotos o postales que has visto y te dices ¡he llegado!, ¡estoy en Machu Pichu!... El día es el mejor, parece que todas las energías, que todos los lectores enviaron para que fuera si, se han hecho realidad… pues ha llovido todos los días y no se despeja la montaña… te sientas en la primera piedra que encuentras y realizas tu fotografía en la memoria personal. Este momento solo lo vives tu, no hay nadie a tu lado y te despejas de toda idea que pasa por tu cabeza, ahora estas en el templo sagrado de los Incas.
Entonces aquí estas, en el centro de una gran creación de vida, estas en el ombligo de este pequeño mundo… aquí todos somos de una misma línea de vida… todos los lugareños y visitantes se mezclan con el unísono de exclamación de un asombro mudo pero reflejado en la sonrisa lenta que se dibuja en sus caras.
Se podría relatar toda una poesía acerca de los momentos y tiempos de estadía en este lugar pero… todo serán palabras… les dejamos para que ustedes tengan la oportunidad de construir su fotografía y poesía, con viaje que vale al pena y que deja un regocijo personal de nunca a acabar.
En Machu Pichu, además de visitar la ciudadela, con sus templos y sus tótem, podrán viajar por un sendero que los conducirá al puente del inca, el cual es un camino estrecho hecho en piedra por los incas, por donde transportaban enceres y víveres, pero solo puedes llegar hasta cierto lugar, porque cancelaron el paso, dicen que un visitante cayo al precipicio yyy pues obviamente murió, entonces solo lo puedes divisar pero no transitar.
Y los otros lugares que puedes visitar son las montañas que están a un costado de la ciudad, una es el Waina Pichu o ciudad joven, la cual esta 700 m arriba de la ciudadela, es un trayecto complicado, duro, empinado y agotador, pero también tiene su recompensa al escalarlo, pues divisas toda la ciudad y sus alrededores… es una vista genial y te quedara allí por un buen rato… mas de una hora… hay mucho que contemplar con la mirada.
Bueno luego de visitar y conocer Machu Pichu, nos despedimos de la magia que se encierra en cada rincón, en cada aire, en cada visión y nos dirigimos de nuevo a Aguas Calientes.
El recorrido es algo agotador y la madrugada ayuda para que el cuerpo busque regocijo y descanso, así es que pa la camita porque mañana la salida del tren es a las 5 y media de la mañana.

 

Volver a las cronicas