Diciembre 6

A Harvey le toco madrugar para ir al consulado de Venezuela, pa ver si le dan de nuevo la visa a ese país, entonces el hombrecito se levanta, se baña y sale directo hasta mas allá del centro histórico, otro paseo mas… al hablar con el cónsul, él dice que no es posible, pues la visa solo se la otorga el cónsul de Venezuela en Colombia… bueno me dijo que hiciera unas cuantas vuelta mas para ver en que podían ayudar, pero tengo que hablar con el cónsul de Colombia, o sea, de nuevo para donde estuvimos ayer… haaa que volteadera, pero bueno todo con tal de sacarla de nuevo.
Al medio día, más o menos como a la una de la tarde salimos con rumbo a Ica, directo y sin paradas, el camino ya lo conocemos y la idea es llegar con la luz del sol…
Siendo como las cinco de la tarde llegamos mas exactamente a Huacachica, un oasis en medio del desierto que esta a 10 minutos de la ciudad de Ica, se ve que esta rodeado por unas dunas que eliminan la visibilidad y los vientos de los alrededores. Pues llegamos, nos tomamos una gaseosa y decidimos quedarnos, así es que rentamos una habitación en otro hotel lucho de 20 soles por los dos y cogimos la cámara fotográfica, la de video, la tabla de sand board, la cual se puede rentar por cinco soles todo el tiempo que quiera, y nos subimos hasta la lo arriba que pudimos y nos tiramos… hhhuuujjjuyyyy… chévere el paseo, pero uno solo es capas de subir dos veces, es demasiado agotador, no apto para cardiacos…
Nos relajamos, salimos a comer, una cerveza, un cigarro y para la cama a descansar y madrugar porque hay que madrugar a ver las líneas de Nazca.

Volver a las cronicas