Diciembre 5

El madrugue es a las carreras porque hay que hacer las vueltas en el consulado de Colombia, mientras nos atienden, hablamos con unos colochos, como dicen los peruanos… Julián se encargo de un motoneto y Harvey hablo con una paisana Hupita toda buena gente, que, hasta nos ha invitado a almorzar, pero que lastima porque nos dejaron hasta las doce esperando, de allí salimos corriendo para inmigración a que nos dieran el sello de entrada a Perú y la prolongación de la estancia.
Mientras se hacen todas las vueltas, Julián sale a fumar y mas tarde regresa con una sonrisa picara… no le puse mucho cuidado y deje las cosas así.
Salimos de aquel lugar a meternos una patoniada por todo el centro histórico de Lima, nuevamente, pero esta vez vamos a comprar un curso de portugués, para llegar entrenaditos a Brasil, de tal modo que le podamos hablar a las GaRoTaSss, Brrrrr.
A unas cuatas cuadras del camino, Julián me dice: Mire, embetune las botas, al mirarlas, nos reímos, por aproximadamente cinco minutos, ya que el señor que le hizo el trabajo, le daño el color original y quedaron moradas… haaa, Pues Julian no se aguanto mas y nos sentamos en un carrito especializado en el arte de lustrar, así es que por 15 soles le devolvieron el color a las botas y el alma al cuerpo a este señor.
Como ya sabemos tomar cualquier tipo de transporte en esta ciudad, nos motamos en un combi asesino y nos fuimos directo hasta el ovalo de miraflores, de allí a pata de nuevo hasta el apartamento yyy como no teníamos llave, pues nos fuimos a estudiar portugués en un café en el parque que queda al frente del edificio, de una vez le echamos ojo a los muchachos a ver si llegan, pero no, y al cabo de una hora nos fuimos caminado hasta el centro comercial de los pitucos de Perú (Larcomar), nos metimos una comida chifa… pues ya nos quedo gustando… y de nuevo para el apartamento.
Ya como estamos tan cansados de voltear por todo Lima, lo mejor es tomarnos una cerveza, fumarnos un cigarro y acostarnos a dormir, porque de nuevo hay que madrugar para salir con rumbo a Ica.

Volver a las cronicas