21 de noviembre

Madrugamos… bueno al menos hicimos el intento, a eso de las 10 de mañana salimos a las ruinas de Chan chan, que quedan a unos 5 kilómetros del centro de Trujillo en la vía al aeropuerto. Llegamos, encontramos la entrada a la ruinas y llegamos al parqueadero… y al momento de dejar sujetos los cascos a la moto, aparece una voz de la nada: ¡Esto si es una coincidencia ve! Pues son los amigos de Cali, los cuales están entrando a ver también las ruinas. Hhaaaa si señores esto si es casualidad…. En la mitad de la nada, en un país tan grande como este, con personas que solo hemos visto una vez en la vida, y los encontramos!!! Hheee que bueno, pues cambiamos de anécdotas, nos contaron que subieron a Huaraz, pero que no bajaron hasta Matchu Pichu, pero que han quedado muy contentos con el viaje a través de Huaraz, aunque a Henry Moller le haya dado Soroche, pero que se pudo recuperar en el hospital… bueno a nosotros nos cambiaron los planes y ya no viajaremos a Lima directamente, sino que subiremos a 3090 msnm para ver la cordillera Blanca y al lado la cordillera negra. Estos tres locos son unos patanes, pero buena gente... nos reímos durante el recorrido de las ruinas y al salir nos despedimos pues ellos ya van de subida para Colombia y nosotros apenas estamos bajando. Suerte pelaos, les contamos que podían ir a Mancora a pasarla bien.

Seguimos nuestro camino a las playas de Huanchaco, que son algo frías por lo que se puede ver, recorrimos el muelle y nos regresamos a visitar el museo de Chan chan donde se proyecta un video sobre una maqueta de la antigua ciudad de Chan chan, construida en el siglo 9 DC y descubierta en el año 1960.

Luego nos regresamos cerca del hostal a comer, y donde nos atendieron pedimos un cebiche mixto… hhaaa esa vaina traía un cangrejo enterito apanado… pero Harvey no se lo comió …. Julian si le echo muela al negocio, pero como que no tenía mucha gracia.

Bueno, nos dimos una breve vuelta para también reclamar las calcomanías de la página para poder pegarlas al casco y a la moto, para que todo el mundo se entere.

Como era la ultima noche, teníamos que empacar y hablar con nuestros amigos del hotel, así es que nos fuimos para nuestros cuartos con ellos a hablar un muy buen rato popo y a empacar las maletas al mismo tiempo, pues se nos dieron las 2 de la mañana y por fin nos acostamos… y eso que ellos tenían un examen al otro dia…ja que berracos pa trasnochar y no estudiar…

Bueno despedimos…..nos vemos, mañana es el dia de la partida… rumbo a Huaraz… 3090 metros más cerca de las estrellas, pero 200 kilómetros más lejos de la casita.

Volver a las cronicas