20 de noviembre

La Poderosa esta ronca (al igual que el dueño), entonces nos toca bajar el tubo de escape para realizar una soldadura en el cuello, así quedara como nueva, igual que antes, además no quedamos muy contentos con la reparación que le hicieron a la poderosa en Piura y decidimos desmantelar de nuevo y corregirlo para que todo quedara perfecto y seguro. Este dia también fue solo de mecánica de moto.

Nos dimos una vuelta por el centro, escuchamos música inca para soñar despiertos, con un helado en la mano… tomamos un taxi, por acá en Trujillo todos los taxis son Daewoo tico… pero los tienen muy chatarreados.

Al llegar de nuevo al hostal nos encontramos de nuevo con nuestros amigos y chateamos en la sala un rato más.

Volver a las cronicas