Noviembre 26

La partida fue algo triste, porque el lugar es espectacular y el amanecer… pues es el amanecer de una casa al lado de la playa cualquiera… bueno todos ustedes deben saber de que les hablamos.
Bueno para llegar a Huaraz tenemos que dar una mega vuelta de unos 300 kilómetros, pues tenemos que bajar al sur hasta Pativilca y luego ira al Norte con una desviación al oriente, pero es más segura que cruzar por carreteras destapadas y abismos al lado.
La llegada hasta Pativilca es igual a todo el recorrido, desierto, dunas, caña de azúcar y lo descrito anteriormente… cuando te desvías en Pativilca para llegar a Huaraz el panorama cambia pues se comienza a ver algo de montanas con vegetación, pobre a comparación de las cumbres colombianas, pero tienen su hierbita…

Luego de un recorrido comparado con los montes Himalayas (Proxima Expedición jaja), luego tomarnos cuantas fotos podíamos tomar antes de que se descargaran las baterías de la cámara y de la filmadora, luego de secar las babas que escurrían bajo el casco, pero que al final se congelaban por el frió arrasador del recorrido por 3500 metros sobre el nivel del mar, luego de sobarnos el culito adolorido por unos cuantos kilómetros de montar en moto, llegamos a la ciudad de Huaraz. Fría…. Heee helada hasta la coronilla pero bueno, un saco y pa la calle.
Llegamos a un hostal a una cuadra del parquet central, bueno, bonito yyy, baratongo mas o menos, pero abajo al lado del súper loby, (donde parqueamos la poderosa), esta el café Internet y la señora prepara unos pasteles huummm que delicia, no la pasamos pidiendo donuts, pie, etc… cuanto pastel aparecía en la vitrina, pues lo pedíamos, es decir del horno a la boca… hummm y ustedes comiendo arepa no?... que pesar…
Al instalarnos relajamos el cuerpo y salimos a dar una vuelta por el parque, además de cortita por el frió… porque ni siquiera tienen necesidad de usar congeladores, solo es que pongan un armario en la puerta y listo… coca cola helada a la orden del día. Pues nos fuimos de comida, pizza… la primera fuera de Colombia después de la invitación de los amigos de Cali ve. De Nuevo pa el hostal… ha piso cuarto sin ascensor… que belleza de hermosura.
Hasta mañana porque hay que madrugar para ir al cañón del pato y los nevados aledaños.

Volver a las cronicas