Marzo 5 (Resaca turística en Río)

Nos levantamos temprano como a las 11, apenas para el desayuno y nos preparamos para dar una vuelta por Río de Janeiro, hoy vamos a visitar todos los sitios turísticos de renombre... Primero fuimos a visitar el Pao de Azúcar, dejamos el auto en el estacionamiento y luego nos fuimos para la estación del teleférico, hay que pagar 16 dólares por persona y luego te subes a una cabina muy grande que va hasta el primer cerro donde te tomas las fotos con el Pan de Azúcar al fondo y divisas la ciudad desde un primer plano, luego te subes a otra línea de teleférico y esta si te lleva hasta la cima de la montaña, desde allí puedes divisar toda la zona sur de Río y las playas, ufff es una vista increíble. Allí nos tomamos una cerveza a la que nos invito Marta, para esta sed de resaca.
Luego nos fuimos para el Corcovado, hay que pasar media ciudad para iniciar la subida a esta montaña, para llegar pasamos por el sambodromo, pero estaba apagado, nada de garotas, malangas... subimos y subimos y subimos, como media hora para llegar al tan nombrado y reconocido Corcovado, luego otra media hora para encontrar parqueo y luego 10 minutos subiendo escalas hasta llegar a donde esta el cristo... personalmente pense que era mas grande, que incluso uno podía subir por dentro de el y ver a través de sus ojos, pero nada... solo foto montajes es lo que le pueden vender a uno si se descuida.
La vista es mucho más interesante que desde el otro cerro, desde acá se ve casi toda la ciudad de 7 millones de habitantes, casi como Bogotá, también vimos la casa de Marta y el estadio del Maracana, al cual no iremos por falta deee... bueno digamos que de tiempo. Nos tomamos las respectivas fotos, quitamos a unos para posar otros, una de allí otra de acá, una de esto otra de aquello, hasta el ultimo detalle.
La bajada fue rápida y llegamos a un barrio llamado San Cristóbal a donde Marta nos invita a almorzar, pedimos dos platos diferentes para dos personas cada uno, luego de esperar llegaron con todos los menjurjes, comimos sin problema, creíamos que era todo, pero en la mitad del camino, llega mas comida, otra bandeja llena de carnes, en realidad no sabemos donde la iremos a empacar, pero hay que hacer todo lo posible. Salimos caminado para los lados y muy lento hasta llegar al auto.
De allí para la casita a descansar del sol y de la caminata... hasta la noche porque mañana marta debe madrugar a trabajar, luego de unas vacaciones forzadas de carnaval... esto si es feriado cívico.

Volver a las cronicas