Marzo 30 (nos bajamos del crucero más chichi y caro del mundo)

Hoy siendo como las 3 de la mañana Julián me llama a mi cuarto (la hamaca) para avisarme que ya llegamos a Manaus y que el barco esta atracando y que por tal motivo debíamos echarle un ojito a la moto y al equipaje que se encuentra en la parte inferior del casco, harvey con los ojos dentro del… se levanta como puede y trata de concentrarse en la maleta de mano y las demás cosas, mientras comienza el desfile de los demás personajes que se bajan al instante para llegar a una cama o a una ducha caliente o a… al terminar de bajarse la gente, nos fuimos de nuevo a la camita a esperar que amaneciera para amarrar maletas, descolgar la hamaca e irnos en búsqueda del hotel.
Pues a las 7 de la mañana todos inician la huida del barco y nosotros nos sumamos al corre corre, pedimos ayuda a los compinches que nos acompañaron y nos montamos a la poderosa para buscar el hotel en una zona que queda cerca del teatro amazonas, además la mayoría de los extranjeros que viajaron con nosotros también se hospedaran en la misma zona. Así fue entonces que descargamos las maletas en los tradicionales hotel – motel de Brasil, nos cambiamos la ropa…aahhhh no mentiras… seguimos con la misma ropa de hace 5 días o 6 y salimos a conocer el teatro amazonas, que queda cerca, a unas 4 cuadras, allí pagas cerca de 10 dólares por la entrada y te entregan un guía que te puede dar el recorrido en portugués o en español, por aproximadamente una hora, te llevan al palco, te dejan ver la tarima, pues se ve desde cualquier lado, te suben al segundo piso ves las acomodaciones personales y donde permanece el gobernador y los demás invitados importantes, luego te llevan al hall donde se quedan los varones a fumar habanos y otro salón donde se quedan las mujeres a chismosear al igual que el salón central, allí debes ponerte unas abuelitas para cubrir los zapatos con el fin de no dañar el piso de madera que esta hecho de 24.000 piezas de distintos tipos de madera y encajan de modo que o se utilizan pegamentos ni puntillas.
Nos tomamos las respectivas fotos, muy bonito el lugar, algo de no perderse cuando vengan.
En la noche nos encontramos con los amigos del barco para ir a tomarnos una cerveza en algún bar de la ciudad pero que quede cerca, así que llegamos a un bar donde estaban con música en vivo, algo como reegge en portugués, uff un buen espectáculo, de allí nos fuimos a dormir temprano porque mañana nos vamos con rumbo a Boa Vista.

 

Volver a las cronicas