Marzo 28 (Curto día en el Barco)

Estamos mamaos de Fojo, de frijoles, de carne en gulacccchhhhh, de espagueti, de café y pan, las amacas son ricas para descansar pero ya hasta gachos estamos de estar postrados allí, El amazonas es un rió mas, grande con mucha agua y lleno de basura, aunque se ven algunos animales como delfines, hipopótamos, cocodrilos, peces o aves, nos han lavado el cerebro con las imágenes de la destrucción de la selva, la migración a las zonas cercanas a la vía de transporte principal entre Manaus y el resto del mundo hace que los árboles gigantes se hayan extinguido y que en cambio existan pequeñas casas de madera soportadas por pilotes, las que también están llenas de niños en su mayoría entre los 3 y 10 años, que mientras el barco hace su recorrido, estos, toman una balsa y reman hasta pasar junto a nosotros pidiendo algo de comer, ropa o dinero, los predios al lado de las casas no tiene arboles, por el contrario hay grandes planicies sembradas con ganado, también existen cultivos pero predominan los cuadrúpedos como caballos, vacas y terneros.
Hoy se supone que es nuestra ultima noche en este fabuloso crucero, ya estuvimos en sesiones de traducción simultanea, hablamos hasta tres idiomas portugués, español e ingles y entre nosotros un poquito de popo, ya hablamos con todos los del barco y los convencimos de viajar a Colombia, ya todos nos reconocen como los aventureros de la moto que esta abajo, ya pasamos por la ciudad intermedia  de Santarem donde se bajo la tercera parte de la gente y se subió mas de la que se bajo… el hacinamiento es mayor y en el primer piso hay espacio, pero la gente no se quiere mover de donde esta, ya todos tienen el compañero del lado con el cual hablar, lo mejor para hacer esta noche es subir al bar, hablar con toda la gente, tomar cachaza y bailar zamba hasta que el cuerpo aguante, de este modo le daremos la despedida a una experiencia de guerra que si no fuera por el mal mantenimiento de la selva, seria una de las expediciones mas codiciadas del mundo.

 

 

Volver a las cronicas