Marzo 27 (Tercer día en el… barco)

Ya nadie le come al señor del pito, todos se quedan en la hamaca, los que están despiertos se ríen y el pito suena por unos diez minutos mas… creo que dicen una cuantas vulgaridades en portugués y todo el mundo a tierra.
Para estas alturas del partido todo el mundo esta mamao de la comida, todos comen por no decaer, los baños ni decir, no se puede ingresar ni para bañarse, ya todos se conocen la vida del vecino, saben de donde vienen y para donde van, cuantas familias tienen y cual es el motivo del viaje, hacen contactos, negocios y hasta quedan de amigos, a nosotros se nos nota la mugre de la única muda que llevamos y el olor pues ni decir… creo que el estigma del mal olor de los franceses se ha pasado a los colombianos, incluso entre nosotros dos ni nos aguantamos.
En el barco nada es ajeno a los demás, a nosotros nos pillaron la caleta de la cachaza y los aladinos empuñan sus manos extendiendo el dedo gordo y el meñique a la vez que lo sacuden cerca de la boca, en señal de… kiubo que, vamos a tomar o que??? Ese es el lenguaje universal del alcoholismo… con mucha pena y dolor en el alma les decimos que no, que ya estamos cortitos de municiones y que aun es largo el viaje y no tenemos que celebrar el ultimo día de viaje, mejor dicho mañana en la mañana.

 

Volver a las cronicas