Marzo 25 (El primer día en el Amazonas)

Aun no es el río Amazonas, pero si estamos en la zona del llamado pulmón del mundo… FFFFRRRRRUUUUUUUUURRRRRRRR… es el sonido de un pito como los de los árbitros de fútbol, a todo pulmón, son las 6 de la mañana y todos saltan de sus hamacas como un resorte, la primera impresión es ver al llamado arbitro cagado de la risa, nadie sabe lo que pasa, pero los que están de la mitad del barco hacia atrás, tienen que desamarrar las amacas, enrollarlas y darle paso a la mesa del comedor que baja desde el techo, como podemos nos quitamos las lagañas, nadie mira al vecino, nadie habla para no mezclar los alientos de las bocas babeadas, en general a todos les falta como 2 horas de sueño, por dentro se les nota que le están recordando la mamita al capitán del barco o al menos distraen sus pensamientos con los árboles que están a un costado del río. Todos esperamos el fabuloso desayuno como en todos los hoteles de brasil, en buffet, pero no… nada… solo café y pan, tenga, coja, coma y retírese para los próximos que no se han sentado aun. Puta… tanto moviendo para un pan y un café??? No jodaaaa. Luego de que todos desayunan la mesa sube de nuevo y la gente tiende de nuevo sus amacas, cada uno quiere un mejor puesto e incluso Harvey templa su hamaca y queda casi pegado al techo, es incomoda la subida, pero es el mejor estilo para dormir.
En el segundo piso del barco hay un bar, venden coca cola, licor, galletas y otros artículos, el precio es al doble y la música que tienen para ambientar el día es Fojo… típico de Brasil… en las mesas se inicia las conversaciones entre los tripulantes, como te llamas? de donde eres? Para donde vas?... bueno en general todos hacen sus relaciones y los juegos salen a la luz, unos toman los naipes, otros toman el domino, otros toman fotos y otros simplemente toman.

Con la música, el juego y la rumba llega la noche, nosotros preparamos cachaza con jugo de limón y nos tomamos unos cuantos traguitos para sacar la disculpa de que son necesarios para dormir, harvey se entretiene hablando en portugués mientras los tragos se le suben a la cabeza… es mucho mejor, porque entre mas enredado se hable mas fácil se les entiende… jajaja.

 

Volver a las cronicas