Marzo 23 (Belem y el gran problema del embarco)

Junto con el policía desayunamos, sus tres hijas y una gran cantidad de esteroides que el hombre toma a esta hora, con el fin de mantener tonificados sus músculos y tener en que gastarse la plata que no le sobra… es un buen hombre pero como algo loco… la despedida incluye un intercambio de recuerdos y una despedida como todas las demás… triste pero con la alegría de conocer personas humildes, desinteresadas y con admiración por los viajeros.
Pero antes de salir a Belem, como en el barco no dan hamacas a la entrada, debemos adquirir un par para lo que será nuestra cama en los cinco días de viaje por el Amazonas, entonces, nuestro guía nos lleva a un lugar donde son favorables tales artículos, lo que no sabíamos era que teníamos que entrar hasta la zona caliente, algo así como la galería de Manila, con moto y cargados, además de un calor de p… madre… 40,35,30…este fue el final del precio, el cual fue un acuerdo por comprar los mosquiteros en conjunto, la señora quedo feliz con la venta del día y nosotros también, ya que los colores son llamativos e inconfundibles, son pintas de la bandera de Brasil.
En la ruta nos encontramos con un motociclista al que la hacemos señas para que pare, pero el hombre no entiende y a nosotros nos toca dar vuelta y montarle la perseguidora, fueron como 20 kilómetros jugando al policía y al ladrón, pero el objetivo es obtener información sobre como realizo el viaje en barco para llegar a Belem, pues él viene desde Manaus. Al detenerlo, nos saludamos, es un alemán que viene desde Venezuela y ya había estado en Colombia y como que viene enamorado de una compatriota. Unos 15minutos, nos da la información del barco, la foto de rigor y seguimos el viaje, contentos porque según el alemán, el viaje tiene un costo de 500 reales por todo… nos es barato pero es un precio razonable… yyyy rrrruuuuuuunnnnnn
Al cabo de 2 horas llegamos a Belem y buscamos la zona de donde parten los barcos a Manaus, con la ayuda de un ciudadano, llegamos al puerto, pero allí nos decían que el barco parte el próximo día  y que los precios son de 165 reales por persona y que la moto la pueden llevar por 250 reales, lo cual para nosotros nos parece costoso y decidimos buscar mas lugares por nuestra cuenta. Una curva en la esquina y a unas dos cuadras encontramos una estación de gasolina con supermercado, nos bajamos y compramos algo de comer y al miso tiempo buscamos en el directorio telefónico las empresas que se dedican a este negocio, pero como todo esta en portugués y las comunicaciones telefónicas son muy enredadas, lo mejor es conseguir ayuda para que interprete por nosotros lo que queremos. Al termino de unos minutos un vecino se acerca y nos dice que nos puede ayudar a conseguir el transporte, que lo siguiéramos, que nos llevaría a otro puerto. En la otra empresa nos dicen que el barco zarpa el próximo martes o tercera feria… Julián y yo nos miramos y… compadre eso no nos sirve. Así que el dueño de este negocio se comunica con otra empresa y hacen un arreglo económico para que no lo dejen mas barato. Salimos de este lugar y nos fuimos con el vecino ayudante, pues fue al mismo lugar donde habíamos preguntado antes y los precios definitivos están así, 150 reales por persona y 350 reales por la moto… mejor dicho si ustedes hacen los respectivos cálculos, pues Echeverri, nos tumbamos… y el barco sale para mañana.
Buscamos el resto de la tarde empresas de transporte, pero sin éxito, así que nos vamos a un hotel en el centro y sin hacer mas cuentas nos toca comprar los boletos para mañana, compramos algo de comer, cuatro empanadas, dos coca cola y a dormir porque el día esta gris y aburridor, las calles llenas de personas deambulando sin orden y la noche se muestra como la cubierta de los delincuentes al asecho.

 

Volver a las cronicas