Marzo 20 (En cualquier lugar de Brasil)

Desde por la mañana hasta por la tarde estuvimos sobre la moto, pero al medio día, en Teresiña, nos toca parar junto a una estación de gasolina a arreglar el famoso accesorio de goma que tanto nos ha molestado durante el viaje.
Luego continuamos el viaje hasta llegar a un pueblo llamado..... bueno, es un lugar en la mitad de la nada, uno que esta en el mapa y que lo mejor es tomarlo como sitio de descanso.
Buscamos un hospedaje, con la fortuna que encontramos con otro motel, acá la gente solo esta programada para hacer de las suyas, listo, además es mas barato que un hotel común de dos estrellas, y tienen piscina, camas grandes, equipo de sonido, televisión con canales xxx, además pudimos pedir a domicilio una comida que lleno nuestras expectativas.
Hoy el día no rindió mucho pero ya estamos en otro lugar diferente mas cerca de casa, además creemos que mañana podemos llegar hasta Belem... amanecerá y veremos.

 

Volver a las cronicas