Marzo 19 (Rumbo a Belem)

Desde Fortaleza son como 1300 kilómetros de recorrido para llegar a Belén, donde tomaremos el Barco que nos llevara por 5 días hasta Manaus, pero al levantarnos el día esta muy malo, esta lloviendo y no parece mejorar, nos hacemos los locos y la pereza nos abunda, pero a mitad del día, cuando se despeja el cielo, los que se van, agarramos los chiros y para la chiva, pero casi no salimos, pues nos encontramos a dos garotas del hotel que están algo flacas y alcoholizadas, además son de las que viven en el mismo pueblo, pero frecuentan el hotel cuando hay extranjeros, así que ellas se nos meten al cuarto a preguntarnos cosas que no conducen a nada y a seducirnos con detalles raros, bueno, el caso es que hacemos lo posible para salir con ellas como ayudantes de carga de las maletas, al llegar a la moto y prepararnos para irnos, ellas se quieren sacar fotos con nosotros y despedirse al estilo de ellas, un estilo brasilero pero acomodado a la situación; los besos de saludo o despedida en Brasil son dos, uno en cada mejilla, pues estas ex damas están sobrepasadas y quieren que sean tres con uno a mitad de camino... pero... no señor, la belleza no les alcanza, el tufo no se los permite y quien sabe que otras cosas harían ayer con los alemanes que las acompañan.
Salimos riéndonos, pero la dicha no duro mucho, a unas cuantas cuadras la guaya del embrague se corrió y nos toco parar media hora a hacer reparaciones y salir de nuevo como alma que lleva el diablo para que no nos alcance el agua que esta por aflojar de nuevo.
Cuando estábamos llegando a Fortaleza nos cogió, heee, siempre no le volamos mucho rato, pero la naturaleza es mas fuerte que la poderosa, pasamos por una calle que tiene acumulada mucha agua y a un lado otro carro, así que la emparamada fue total, pero buena porque el agua estaba caliente.
Durante el resto de la tarde le dimos maquina a al ruta, pero al llegar la noche es mejor parar donde sepamos que es seguro y que de pronto mas tarde no se encuentre lugar igual.
El hotel que encontramos es bueno bonito y barato, pero no es tanto un hotel, porque cada habitación tiene su parqueadero y adentro hay varios controles, para la música, para la tv, teléfono a la recepción y una pequeña puerta a mediana altura que da al corredor principal...????
Hay varios canales de tv, pero llevamos mucho tiempo de cuaresma y al final nos vimos un documental de las favelas de Sao Paulo, en el que muestran como se mueve la mafia, las armas, la droga y lo demás, algo parecido a la película que filmaron en las comunas de Medellín llamada “la sierra” y al final a dormir para ver hasta donde llegamos mañana.

 

Volver a las cronicas