Marzo 16 (Hasta Canoa Quebrada... dicen que es un paraíso)

Salimos temprano, pero a desayunar, luego empacamos la moto y salimos para llegar a un pueblo que se llama Canoa Quebrada, queda cerca de Fortaleza y como esta es una ciudad grande, que mejor espacio para llegar a descansar y continuar el viaje?
A mitad de camino, cuando paramos a almorzar, nos dimos cuenta que faltaba algo en la moto, si claro, era el elemento de palanca para el acelerador que evita la tendonitis, creemos que en el parqueadero donde dejamos la moto la noche anterior, no lo bajaron, heeee, que cagada, no criemos que nos robarían en el viaje, pero ya pueden ver que si.
Al final de la tarde llegamos a Canoa Quebrada, un pueblito pequeño, pero muy turístico y esta dentro de una serie de dunas donde hacen sandboard y recorridos con buggy, las playas son grandes, de aguas limpias y arena blanca.
Buscamos un hotel y legamos al llamado Europa, un holandés nos recibe y nos hace un descuento por noche, seguido de esto hay que llamar a un grupo de personas para poder subir la moto al patio principal de la entrada que tiene unas escaleras al frente de la puerta de acceso, único lugar por donde podemos entrar la moto, uno, dos, tres, una gran fuerza u la poderosa queda estacionada hasta nueva orden bajo la sombra de kiosco.
Luego de acomodarnos en la habitación, con dos camas, una normal y la otra, un colchón sobre el piso, Julián decide que es mejor visitar a un medico para que le revisen el dedo gordo del pie izquierdo, el cual esta inflamado y le duele como un hp, listo de una, para el hospital, nos demoramos muy poco y la situación no era nada grave, pues según el parte medico, era que lo había picado algún bicho raro por ahí, lo único que hicieron fue aplicarle una inyección y después una pasta para la inflamación, nada grave.

 

Volver a las cronicas