Febrero 2 (San Telmo)

Visitar San Telmo es agradable, tiene calles coloniales, una casa que es la mas pequeña del vecindario y creo que de la ciudad, tan solo dos metros de ancho, hay un parque central donde los lugareños reposan y los viejos parlotean de la vida, el tango, las mujeres, el fútbol y la cosa política.
En las calles hay un sin numero de almacenes donde venden artículos antiguos y recuerdos porteños de todos los calibres, sabores y colores.
El final lo dejas para la plaza Dorrego, donde se exhiben shows gratuitos de tango, jazz, musica española, etc. Allí acompañado de unas cervezas o vino y una mujer, la noche pasara sin darte cuenta y el relajo será para no olvidar.

 

 

Volver a las cronicas