Enero 9 (Camping en Llanquihue… luego de pasar por Puerto Montt)

Nos levantamos e hicimos un recorrido corto por la ciudad, además averiguamos algo que seria importante para nosotros, el viaje en barco desde Puerto Montt hasta puerto Natales, pero nos dieron la mala noticia que los cupos estaban ya todos ocupados, incluso para la moto…. Ha nada que hacer, figuro hacer todo el recorrido en la motonave.
Emprendimos el viaje hasta Puerto Montt, donde queda el final de este lado de Chile, acá termina la carretera panamericana, yo pensé que habría una glorieta gigante… pero gigante… donde diría final de la carretera… devuélvase… pero no… solo llega uno hasta la ciudad y visita todo el puerto… allí se puede apreciar cruceros, yates, barcos, barquitos yyyy adivinen que?... pues el barco de Navimag… el que queríamos abordar… así es que nada tomemos unas fotos con el de fondo y comamos… un delicioso salmón… paladar exquisito de quienes gustan de la carne blanca del pescado, luego salimos con el frió que no nos deja quitar las chaquetas… no se como hace la gente para tomar helado en esta zona, nisiquiera se derrite…
Fotos por arriba y por abajo y comenzamos a subir, pensamos que podríamos llegar hasta Osorno, pero no … nos quedamos en la reserva natural Llanquihue, al lado del lago Llanquihue, el cual al fondo tiene el volcán Llanquihue, el cual lleva por nombre el nevado Llanquihue… se lo aprendieron??? E instalamos la carpita en un camping de un señor Verne, tal ves de la familia de Julio Verne, que es muy formal… mantienen pendiente de todo el turista, aunque éramos los únicos en lugar. El agua del lago sin igual, transparente y pura... me dieron muchas ganas de meterme, pero el frió congela mis impulsos de locura y me deja calmado a la orilla contemplando el oleaje del lago.
La policía llego y nos visito, aun con la cabeza gacha, ellos nos dicen que podemos confiar en ellos y que no comen gente, que son muy drásticos pero son como guías turísticos y les podemos confiar las cosas a ellos. Hhaaaa ver para creer, pero parecía real. De nuevo inflamos los colchones y nos fuimos para la camita… con un frió que se podía controlar, pero Harvey a mitad de la noche… se tuvo que levantar a ponerse camiseta y medias porque era difícil de resistir el frió y la meada…. Nadie sale con ese HP frió.

 

Volver a las cronicas