Enero 31 (La ciudad de los buenos Aires)

Al marcharnos de la posta, dejamos nuestra bandera de Colombia fija al techo, con un mensaje para todos, ademas le da colorido al lugar y el mejor recuerdo que podemos dejar. Una triste despedida pero la alegria de haber conocido personajes tan especiales como ellos… hay un mensaje en la puerta del baño, escrito en tres idiomas y dice “porque la gente mas pobre es la mas servicial?”… bueno ahí les dejamos para que lo mediten… no se necesita ser pobre para ser servicial!!!
Prendimos mechos y nos fuimos directo al mounstro de Buenos Aires, luego de recorrer 300 kilómetros llegamos a inmensas avenidas de varios carriles con velocidades de hasta 130 kilómetros por hora y peajes de mas de 20 casillas… es sorprendente. Pasamos por la avenida 9 de julio la cual es considerada avenida mas ancha del mundo (Dicen por ahí)….. Luego llegamos a un hostal que nos recomendaron y se llama la posta del barto, la cual queda sobre Bartolomé Mitre y Pasteur, hhaaa  nos aprendimos las calles de la ciudad. Descargamos las maletas y nos acomodamos, también buscamos otra hotel para cuando llegue Carolina, pues  acá no hay lugar para acomodación doble.
Luego salimos a conocer parte de la ciudad junto a dos amigas suizas, Patricia y Eleonor, las cuales las habíamos conocido en Machu Pichu y de nuevo estábamos por la misma fecha en Buenos Aires. Fuimos a la recoleta, comimos pasta, visitamos un pub para tomar una cerveza y luego cada uno para el hotel.

 

Enero 31 (Visita a la ciudad)
Recorrimos parte del centro luego de habernos levantado tarde… parece que el cansancio de los 17522 kilómetros que llevamos recorridos se hace notar y lo único que queremos hacer después de viajar, es dormir. Visitamos parte del centro y el resto de la tarde la dedicamos a actualizar la página de Internet.
Como Julián se debe de preparar para recibir tan monumental visita, debe de descansar y acicalarse un poco para el arribo, mientras tanto a Harvey lo invitan las suizas a una cena en “siga la vaca”, comer hasta mas no poder, solo hay que pagar 10 dores por persona y puede comer todo lo que quiera durante el tiempo que quiera, buenas carnes, ensaladas, vino, pan y otros… haaaa comida de dioses… eso solo se puede ver en estas tierras.
Al final de la cena, camino al hostal, Julián esta parado en la esquina esperando el autobús que lo llevara al aeropuerto, Harvey se baja del taxi y lo acompaña hasta las 2, hora en la que viaja durante un buen tiempo a encontrarse con Carolina que llega a las 6:00  am que madrugada tan berraca…

 

Volver a las cronicas