Enero 29 (Vamos a la Posta del Viajero en Moto)

Hoy si salimos temprano, porque no dormimos mucho y porque hay que aprovechar que durante la madrugada no hace mucho calor.
A unos cuantos kilómetros (jaaa… ya hablamos de unos cuantos kilómetros como si fueran 20 o 30 yyyy en realidad son 230 los que hicimos entre las tanqueadas), nos encontramos con un señor mientras tomamos coca cola y el se deja derramar en prosa para contarnos lo que había sucedido durante su vida, que es muy buen amigo de Diego Armando Maradona, nos muestra las fotos que carga con el para mostrarle a la gente, mejor dicho para ratificar que si es amigo de maradona, entonces nos hecha todo el cuento de las palomas que cría, de las rumbas que se hecha Maradona cuando va a su casa y…….. muchas cosas mas que para nosotros fueron bien entretenidas para que el humor salga a flote.
Seguimos el viaje, pero a un kilómetro de salir de la estación de gasolina, se rompió una guaya, pero como ya le sabemos el truquito, entonces bajamos al tiro la maleta de los repuestos, sacamos el cable dañado y metimos el la funda el nuevo cable, jajajaja, facilísimo, nos demoramos 15 minutos cambiando todo… unos duros… entonces seguimos la ruta y llegamos a la ciudad de Azul, que esta cerca de Buenos Aires y que para notros es conveniente, pues siempre queremos llegar temprano a las grandes urbes.
Buscamos la Posta del Viajero en Moto y llegamos a un lugar muy hogareño, un comedor como sala de recepción y en el están sentados cuatro personajes, dos son viajeros en moto que vienen desde Bariloche y van para Buenos Aires y los otros dos son Monica y “El Pollo”, los cuales son los que residen en la posta y obviamente son los encargados de mantener el lugar, allí por donde mires siempre hay un recuerdo de alguien que ha pasado, hay recuerdos de colombianos, europeos, americanos, japoneses e incluso hay un casco de un japonés que murió al atravesar el desierto de Libia en su moto y el cual fue otorgado por los padres a “el pollo” en Japón, él fue invitado a dicho país para recibiera tan especial  recuerdo.
Es temprano y buscamos un Internet para comunicarnos con Colombia y comemos algo para poder tener mas fuerzas en esta aventura … nada especial… además es domingo y los restaurantes están cerrados por el sector… unas papas, nuestra comida favorita (sándwich) y coca cola. Al regreso hablamos con los anfitriones y nos disponemos a dormir en unas cómodas literas que hay a los lados del comedor.

 

Volver a las cronicas