Enero 26 (Internet – Península de Valdes)

Hoy todo el día lo dedicaremos a ustedes, ha chatear y a mandar todos los datos que estamos atrasados como desde hace 20 días, pero el Internet casi no se ve en la patagonia, además es muy caro y lento, así es que después de esto, tomaremos camino para la península de Valdes… Luego nos vemos… será que esta península es de Juan Valdez??? Ya tiene suficiente dinero para comprarla.

Al salir de la sala de Internet, nos fuimos en la moto, con un calor de medio día impresionante, pero valió la pena, pues la cantidad de gente que se postraba a los lados de la vía, sobre el anden no se dejan contar a desgrano, la mujeres que circulan y van camino a la playa a darse un poco de color moreno o a tomar una cerveza Quilmes bien fría, están como para alquilar balcón, son muy lindas y sus cuerpos como las chicas águila…. Huuuuyyyyyyy!!!!!!!!!

Bueno la idea es llegar hoy hasta la península de Valdes ya que nos hemos retrazado un buen tiempo y no olvidemos que debemos llegar a Buenos aires a recibir a Carolina… quien debe de estar empacando maletas en estos días…

Al desviarse de la ruta 3 hacia la Reserva natural de Península de Valdes, son 80 kilómetros los que hay que recorrer para llegar a Puerto Pirámide, una linda playa a la que llegamos en el atardecer, bajo el color naranja intenso del cielo y el azul profundo del mar que tiene lentejuelas sobre las pequeñas olas. El valor de la entrada al parque es de unos 12 dólares por persona. Sin pensarlo se llega al pueblo de puerto Pirámides, desde un acantilado hay una curva en la vía que lo desemboca al caserío y la vista es sorprendente un lugar sin igual.

Fuimos al camping  municipal  y todo estaba lleno hasta las vías para transitar de los autos están copadas y en cualquier roto que vimos metimos la carpita y la poderosa, descargamos todos los elementos  y nos fuimos a comer algo a la calle, pero ya era tarde y lo único que conseguimos fueron empanadas de pino y queso…  yyyy entonces para dormirnos con el calor que hace nos tomamos una cerveza litro entre los dos y nos fuimos a dormir.

 

 

Volver a las cronicas