Enero 24 (viajando en moto punto com)

Madrugamos y salimos con la meta de llegar a Comodoro Rivadavia, el cual esta casi a unos 1000 kilómetros de el Calafate, pero el duro clima y el viento que sopla de costado nos disminuye la velocidad y sin pensarlo aclaramos la teoría de la relatividad.
El tramo fue extenuarte, tanto así que perdimos a un amigo… Jairo… que en la estación de Tres Cerros decidió no ir con nosotros a visitar el bosque petrificado, seguirá adelante en su camino… ha sido una excelente compañía en nuestro camino, nos ha enseñado trucos para mantener la motos, para manejar y otras cosa mas de la vida, pero no olviden que el es paisa y que andariegos somos y en el camino nos vemos… chao viejo, nos veremos, gracias por todo.
Al entrar en el camino de ripio que conduce al bosque petrificado, a un kilómetro de pelear con las piedras, nos encontramos a dos carros que estaban uno girado contra la cuneta y el otro patas arriba sobre una meseta, los cuales fueron arrasados por un viento cruzado, de modo queeee…. Con su permisito, nos dimos vuelta suavemente  nos metemos a vía principal de nuevo para ir hasta Fitz Roy, nadie se mete con la naturaleza… lastima pues hubiésemos podido seguir con Jairo.
De lo cansados que estamos lo mejor es conseguir un hotel lucho para no dormir en carpa… conseguimos algo bueno, bonito y económico y nos duchamos y para la camita.

 

 

Volver a las cronicas