Enero 18 (No llegamos a Ushuaia)

Hoy esperamos llegar a Ushuaia, por tal motivo nos levantamos temprano además hay que llegar temprano a varios destinos que nos demoran la travesía, los cuales  se los contaremos a medida que va transcurriendo el discurso, y dice así:
Primero hay que pasar a Isla Grande de Tierra de Fuego, donde nos espera un trasbordador marítimo que recorre el Estrecho de Magallanes, entonces al llegar luego de unos 70 kilómetros y en donde hay que esperar a que llegue el contenido de autos y camiones del otro lado, nos hacemos en la fila, bien al final, pero uno de los personajes de logística nos dice que nos podemos formar delante de todos, huyyyy vamos a entrar de primero, lo cual no es cierto, pues al pasar unos cuantos minutos, unas cuantas fotos y unos cigarros, nos hacen esperar a que acomoden todos los autos y en cualquier espacio que quede, metan ustedes las motos como puedan, listo,  de una forma u otra, nos hemos  embarcado y montado, inicia la navegación por las aguas del  cruce  por donde todos los marinos que iban de oriente a occidente pasaban sin remedio alguno hasta el momento que ya construyen el canal de Panamá. Mientras que transcurren cerca de 20 minutos de viaje, se puede uno imaginar grandes navíos, veleros, piratas y bueno, o que se? Infinidad de cosas que ahora han pasando a la historia. Pagamos 7 dólares por el paso de la moto y los pasajeros no pagan nada.
Entonces llegamos a la Isla Grande de Tierra de Fuego; antes de llegar al paso por el canal, hay que marcar la salida de Argentina y de nuevo marcar la entrada a Chile, luego sucede todo lo que narramos y después del paso, hay que marcar de nuevo la salida de Chile y marcar de nuevo la entrada a Argentina…. Pero que boludos, deberían hacer un pacto o un puente o algún artificio civil para que no se tenga que hacer tanto tramite, esto quita demasiado tiempo y espacio en el pasaporte, tanto así, que el tiempo ha empeorado y no nos deja continuar hasta Ushuaia, por tal motivo en una ciudad llamada Rió Grande buscamos alojadito, en medio de la lluvia y del viento. El caso fue que encontraos un hostal pero la señora no tenia cochera, de modo que Jairo busca una alternativa y logra encontrar un hostal al que vamos y al tiro la calidez del lugar nos relaja y nos hace entrar en calor. Descargamos todos los elementos, y nos ofrecieron café para el frió y ducha caliente. Pasaron unas cuantas horas mientras nos relacionábamos con Griselda, Anabella, Cesar, El Rolo, Mauricio, contándoles toda la historia que ya es común a los lugares que visitamos, pero siempre con un contenido mas extenso, pues no es lo mismo hablar del viaje en Mancora que en Ushuaia, ya hay muchos kilómetros de experiencia y anécdotas que contar… al fin de tenerlos un buen rato entretenidos con nuestros relatos, pasamos a un rato de ser entretenidos por un personaje muy peculiar, el hombre de “al lado del baño”, un adulto bohemio sumergido en la literatura, el atletismo, la canasta, su mujer y una ex amante, Paco de Buenos Aires como firma, lleva ya casi un año residiendo en el lugar y 58 años de experiencia vivida… por lo demás solo le puedo contar que nos ha tenido hasta largas horas de la noche escuchando quizás boludeses o genialidades que de una u otra forma hemos sabido apreciar

 

 

Volver a las cronicas