Enero  13 (Vamos para el sur... salgamos de Bariloche)

El día pinta bien... pero la levantada es algo eufórica y con la fuerza vocal del argentino,  aquel viejo que cuida del hostal, que sin ningún preámbulo suave, llama a la puerta insistiendo en el abandono de los cuarto, nosotros sin darnos cuenta, nos hemos quedado dormidos y la hora nos alcanza para el tramo que se ha planeado... son las 11 am y falta bañarnos y empacar los trebejos... corra compadre porque de otro modo nos cobran un día mas. Nos dimos al acelere y acomodamos las cosas como se pudo, así es que buscamos la vía para salir al Bolsón. El panorama continua increíble, pasamos de un lago a otro, una montaña cubriendo a otra con sus tradicionales baños de nieve en los copos y los árboles continúan frondosos, cosa que es para el viajero un elemento a favor, pues detiene los vientos y deja conducir sin sobre esfuerzo. Un almuerzo en el camino luego de 220 Km. y pasamos por el Bolsón, un pueblo increíble fundado por algunos caminantes de lemas de “paz y amor” que veían en aquella zona un lugar apacible para contemplar en ski el frió del invierno y sobre volar la zona en  parapente en épocas de verano como esta; a algunos los hemos divisado a un costado de las cumbres buscando una terma o una bajada rápida.
Unos kilómetros luego de Esquel el paisaje se torna mas árido, una estepa comienza a cubrir los suelos de las tierras de los gauchos, pero al llegar a una estación de nafta (gasolina), nos damos cuenta que el día se esta terminando y que el próximo pueblo donde podemos hospedarnos esta a una distancia que después de recorrerla podrías fácilmente llegar tarde, así es que decidimos quedarnos. Señora!!! este...he... hace un momento vimos un letrero de que aca hay un camping... es eso cierto?, la seño, con algo de incertidumbre, murmura que no!, que el camping esta a unos cien Kilómetros atrás, lo cual no es para nosotros conveniente,  pero nosotros insistimos y la señora accede a prestarnos un terreno que anteriormente se utilizaba para tal fin... ningún problema, además esta excelente y es gratis...

La luna a eso de las 10 de la noche, cuando el sol se cubre en el horizonte, se presenta imponente en el lado contrario de color naranja, sin dudarlo y posando rápidamente nos sacamos unas cuantas fotografías, un atardecer como no muchos, no se puede comparar con los Chipre, estos solo son un atardecer común. Seria hoy interesante ver este cuadro con un poco de neblina a los pies y una linda nena al lado... bueno un vino también.

 

 

Volver a las cronicas